domingo, 8 de septiembre de 2013

Septiembre y las flores secas

Abrir los ojos al despertar,
y estar tumbado un lecho lleno de flores secas,
de ausencia
que no encuentra explicación.

Esperar sin esperar,
ser libre sin serlo,
ahogarte en un mar estéril
de lágrimas que no llegan a recorrer el rostro.

Querer sin querer,
abrazar las sombras
y perseguir su figura
huyendo de sueños oscuros.

Besar por si es la última vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada